jueves, 20 de octubre de 2011

Incidente A340 Air France





La Oficina de Investigación y Análisis francesa (BEA) ha abierto una investigación alrededor del incidente sufrido por un Airbus A340 a principios de verano, debido a las similitudes que lo acercan a la tragedia ocurrida el 1 de junio de 2009 cuando un avión de la compañía Air France, la misma que cubría la ruta París-Caracas, se estrellaba en el Atlántico cobrándose la vida de 228 personas. En esta ocasión sólo dos tripulantes de cabina han sufrido heridas de carácter leve.  
De acuerdo con el informe del incidente, al que ha tenido acceso el diario francés Le Figaro y del que adjuntamos una copia al final del artículo, el A340 de Air France volaba a un nivel de crucero de 35.000 pies de altura, como el 447 antes del accidente, cuando atravesó una “zona de fuertes turbulencias”. El avión sufrió “una fuerte gradiente de viento”, es decir, una fuerte variación, que se tradujo en un aumento velocidad excesivo. El fenómeno disparó la alarma de “exceso de velocidad”
Simultáneamente se produjo una desconexión del piloto automático, como también ocurrió en la tragedia del AF 447, a lo que siguió un aumento de 11 grados en la actitud de la aeronave, que ascendió de manera brusca siguiendo una relación aproximada de ascenso cercana a los 5000 pies por minuto. 
Menos de un minuto después de la desconexión del piloto automático, la aeronave alcanzaba los 38.000 pies de altura, donde comenzó a perder velocidad llegando a los 205 nudos (369 km/hora). En ese momento la intensidad de la turbulencia disminuyó y ayudó a que se redujese la actitud de la aeronave y se recuperaran unos parámetros de vuelo normal. 
Este incidente estuvo a 3 nudos (5,4 km/h) de convertirse en una tragedia, tal como apuntaba un piloto de Air France “el AF 447 llegó a los 202 nudos. Nuestro avión estuvo a 3 nudos de perder por completo la sustentación” y, probablemente, de protagonizar otra catástrofe aérea
Pero, en esta ocasión, el avión no cruzó el umbral que le hubiese provocado una entrada en pérdida y permaneció en vuelo, a pesar de que voló 71 nudos (127 km/h) por debajo de la velocidad mínima recomendada. 
Respecto a las turbulencias el radar metereológico, que se encontraba en funcionamiento, no avisó a la tripulación de que se encontraban ante una zona de riesgo, según el informe. 
Aunque no es el procedimiento habitual éste incidente será estudiado por la BEA. Los investigadores han declarado que este examen “ayudará a entender si existe un problema en el Airbus o si hay un problema en el manual de entrenamiento de la tripulación cuando se vuela a elevadas altitudes”. 
La investigación se centrará en comprender los motivos por los que el piloto automático se desconectó (si se desconectó solo o lo hizo la tripulación) y por los que el avión se elevó de manera tan brusca.
Los pilotos de Air France entrevistados por Le Figaro apuntaban que “el hecho de que un avión ascienda por sí solo es un verdadero problema para Airbus”. Un experto en seguridad aérea próximo a Airbus sostenía que no había visto jamás “un avión que incrementara su altitud 3000 pies él solo”. Según él “es un incidente complejo” que provocará “muchas especulaciones sobre el fabricante, como ocurrió con el AF 447, pero al final, no se obtendrán muchos errores de la máquina y sí muchas causas humanas para explicar los motivos” de lo ocurrido.

fuente: http://www.lefigaro.fr/actualite-france/2011/09/06/01016-20110906ARTFIG00363-l-incident-qui-relance-le-debat-sur-l-af-447-du-vol-rio-paris.php