sábado, 10 de abril de 2010

Un taxista estrella su coche contra un Boeing 737 a punto de despegar

Un 737 a punto de despegar con 95 pasajeros a bordo en el aeropuerto Margaret Ekpo de la ciudad de Calabar, al sureste de Nigeria sufrió la embestida de un automóvil conducido por un hombre convencido de que éste iba a sufrir un accidente.

El conductor, que portaba una Biblia y una cruz de grandes dimensiones, explicó tras ser detenido que decidió estrellarse contra el avión para impedir que despegara, ya que estaba convencido de que la aeronave iba a sufrir un accidente durante el vuelo.

El taxi, un modelo de Audi de hace varios años, colisionó a gran velocidad contra las vallas del aeropuerto, las derribó y accedió a la zona de aparcamiento de los aviones, según una noticia del periódico nigeriano “Next” recogida por Servimedia.

El avión, de la compañía local Arik Air, acababa de cerrar sus puertas y los 95 pasajeros se encontraban ya sentados cuando se escuchó un fuerte golpe. El coche se había empotrado contra la “panza” de la aeronave.

El aparato se dirigía a Abuja, en el centro del país. Los pasajeros, que no sufrieron daños, fueron desalojados y tuvieron que esperar más de tres horas a la llegada de un nuevo avión para poder retomar sus viajes.

“Escuchamos un golpe muy fuerte y el capitán ordenó que todos saliésemos rápido del avión”, explicó uno de los pasajeros. Las autoridades nigerianas están estudiando el incidente.