domingo, 27 de diciembre de 2009

Rebelión aérea contra Ryanair

La gota que colmó el vaso de la paciencia de los pilotos, según recoge la web de ‘El Confidencial’, cayó durante la segunda quincena de octubre, cuando un avión de la compañía irlandesa realizó la siguiente, y a primera vista inocente, petición a la torre de control del aeropuerto de Barajas: “Torre, voy corto de combustible. Permiso para aterrizar”. Sin tiempo para que la torre de control pudiera contestar a la petición, un piloto de Iberia, que también aguardaba su turno para aterrizar, irrumpió en la frecuencia común para intentar aclarar la situación: “Entiendo que el Ryanair declara emergencia por falta de combustible”.
Aunque parezca lo mismo, es muy distinta la petición de ‘prioridad en el aterrizaje’,‘emergencia por falta de combustible’ como solicitaba el de Ryanair, que la , que solo se emplea en caso de emergencia y que conlleva una investigación posterior para justificar la solicitud y averiguar los porqués de la situación generada y que puede conllevar sanciones para la compañía.
Tras la intervención del de Iberia, el avión de Ryanair se negó a declarar la emergencia, por lo que el de Iberia no dudó un instante y amenazó a la torre de control: “le informó de que si le dan ahora autorización para aterrizar presentaré una denuncia contra usted y otra contra Ryanair”. No hizo falta más. El avión de la compañía irlandesa dio media vuelta en ese mismo instante y puso rumbo al aeropuerto de Salamanca, uno de los alternativos y el más cercano al de la capital de España.
Pero lo que parecía una simple discusión entre dos aeronaves se convirtió en una verdadera revuelta cuando el resto de pilotos que esperaba el permiso de la torre madrileña para aterrizar comenzaron a vitorear y a aplaudir al comandante de Iberia por plantarse ante las dudosas prácticas de la compañía de bajo coste.
Según las denuncias presentadas por algunos profesionales de la aviación, el problema es que muchas de estas compañías, con el fin de reducir costes, no cargan el combustible extra exigido por la directiva europea de seguridad aérea, por si surge alguna emergencia para que el avión pese y consuma menos carburante.
Esta polémica ha llegado a desembocar en una denuncia que ha presentado principal sindicato de pilotos en España, el SEPLA, ante el Ministerio de Fomento en el que incluye una lista con todas las presuntas irregularidades de las que acusan a Ryanair.