domingo, 27 de diciembre de 2009

Los aeropuertos de EEUU vuelven a la psicosis del 11-S

La secretaria de Seguridad Nacional de EEUU, Janet Napolitano, anunciaba este domingo un aumento de las medidas de seguridad en los aeropuertos tras el atentado fallido del sábado, y advirtió de la atención especial en los vuelos procedentes de otros países. En un comunicado difundido, Napolitano advierte en concreto que los viajeros que vayan a desplazarse a Estados Unidos procedentes de otros países pueden sufrir un incremento especial de las medidas de seguridad. Según dijo, "las medidas están diseñadas para ser impredecibles, y por tanto, los pasajeros no deben esperar ver las mismas en cada lugar". Tras el ataque de ayer, que la Casa Blanca calificó de "intento de ataque terrorista", el Departamento de Seguridad Nacional "puso inmediatamente de supervisión para todos los vuelos nacionales e internacionales, para asegurar la seguridad del público que viaja". "También estamos trabajando de cerca con las autoridades federales, estatales y locales para poner en marcha medidas adicionales de seguridad, así como con nuestros socios internacionales para mejorar la seguridad en los aeropuertos y en los vuelos", añade el comunicado. COMUNICAR COMPORTAMIENTO SOSPECHOSOS La secretaria de seguridad nacional recomienda que la gente "continúe con sus viajes de vacaciones que ha planeado, y que como siempre, esté alerta de su entorno y comunique a las autoridades cualquier comportamiento o actividad sospechoso". Debido a la gran actividad que se registra en estas fechas, recomienda a los viajeros que vayan a desplazarse dentro del país y al exterior que "tomen un tiempo extra para la facturación y el embarque". Estas medidas se han puesto en marcha después de que ayer Umar Farouk Abdulmutallab, un nigeriano de 22 años que permanece detenido, tratara de activar un artefacto en el interior del vuelo 253 de Northwest-Delta, que volaba de Amsterdam a Dertroit, en Michigan (EEUU). Janet Napolitano ha aprovechado el comunicado para agradecer el comportamiento a los pasajeros y a la tripulación de este vuelo que "reaccionaron de manera rápida y heroica" en un incidente "que podría haber tenido consecuencias trágicas". En paralelo, algunas aerolíneas han puesto en marcha sus propias medidas de control para incrementar la seguridad en los vuelos programados para estos días. Air Canada informó en una nota que, a petición de la Agencia de Seguridad en el Transporte de EE.UU., va a limitar las actividades que los pasajeros pueden realizar en la cabina del avión en los vuelos que atraviesan el espacio aéreo estadounidense. Así, en la última hora de vuelo, los pasajeros deberán permanecer sentados y no se les permitirá acceder a su equipaje de mano ni tener ninguna bolsa o paquete sobre su asiento. Otras compañías han impuesto una nueva revisión del equipaje de mano justo antes de abordar el avión. El presidente estadounidense, Barack Obama, de vacaciones en Hawai, era informado por sus asesores del curso que llevan las investigaciones acerca del atentado terrorista fallido de este viernes en un vuelo procedente de Amsterdam. El portavoz de la Casa Blanca, Bill Burton, explicó en un comunicado que el mandatario, que inició su descanso navideño el pasado miércoles, mantuvo una conversación telefónica a las 16.20 GMT con sus asesores en materia de seguridad y terrorismo. En concreto, Obama conversó con su asesor en materia de seguridad nacional y contraterrorismo, John Brennan, y con el consejero adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Denis McDonough